Blog

Maridaje: vino y jamón

Estas semanas en nuestro blog os hemos ido hablando del vino. Y hoy  queremos terminar el tema del vino hablando del marinaje. Pero un maridaje muy nuestro, el vino y el jamón.

Estos dos productos son de los más prestigiosos y característicos de nuestra gastronomía. Y la unión entre ambos puede ser increíble cuando se sabe combinarlos.

 

Para empezar hay que decir que el maridaje es el arte de armonizar gusto y sabores, es decir equilibrar las sensaciones entre un buen vino y unos alimentos de alto nivel. Pero tenemos que destacar que no hay ninguna regla exacta, ya que para cada persona la combinación de sabores le provoca diferentes cosas.

 

El primer maridaje que os proponemos es: el marinaje cordobés, ya que se ha comprobado que los vinos que mejor casan con un jamón ibérico puro de bellota son los generosos, más concretamente el fino y la manzanilla, siempre servidos muy fríos. Esta buena combinación es debida a que con la frescura y sequedad del vino el sabor del jamón se realza y la degustación es mucho más agradable. 

 

El marinaje del vino tinto y jamón es de tradición, aunque se pueda pensar lo contrario, dos sabores fuertes y contrapuestos no tiene que anularse, ya que pueden realzar su paladar y cualidades siempre que se haga una buena combinación.

Los tintos de crianza maridan bien con el jamón de bellota.

Los tintos de reserva y gran reserva deben ir siempre acompañados de un jamón de larga curación de Huelva, Extremadura o Guijuelo.

Y los tintos jóvenes por su frescor los convierten en un buen compañero del jamón ibérico, siempre que estos vinos sean ligeros.

 

Hay que destacar que el vino dulce y el jamón no maridan bien, puesto que los dos sabores distan diametralmente.

 

Hoy en día también se puede maridar el jamón con vinos espumosos o cava. Igual que sucede con el vino hay que evitar los dulces, ya que enmascaran las principales cualidades del ibérico. Siempre que nos decantemos por acompañar al jamón con vino espumoso o cava de ser seco.

 

Esperamos que os haya gusta nuestra entrada de hoy, y recordar que en nuestras tiendas disponemos de una amplia bodega donde podréis encontrar los mejores vinos para acompañar a nuestros jamones o embutidos.

Vino de mesa, un Vino de D.O o un Vino de Pago

En la entrada de hoy os queremos seguir hablando de los vinos, y esta vez os queremos explicaros la Clasificación de los vinos españoles.

Esta clasificación se hace en función del grado de protección que tienen los vinos y también por  la normativa y el control que deben cumplir. De esta clasificación podemos destacar seis clases de vinos.

Vino de mesa

Los vinos de mesa están en el escalón más bajo en cuanto a protección y exigencia, no pertenecen a ninguna D.O. y no están obligados a especificar procedencia, añada o variedades.

Vinos de la Tierra

Son vinos que pertenecen a regiones determinadas, que con unas características medioambientales o de cultivo que conceden a estos vinos cierto carácter. Siguen una normativa menos exigente que los vinos con D.O.

Vinos de Calidad con Indicación Geográfica (V.C.)

Son vinos producidos y elaborados en una región o localidad determinada, las uvas deben tener la misma procedencia y su producción, la elaboración del vino o su envejecimiento se deben a dicho lugar o a sus gentes.

Denominaciones de Origen en España (D.O.)

En España existen 69 Denominaciones de Origen repartidas por toda su geografía.

Denominación de Origen hace referencia básicamente a una zona concreta donde se produce y elabora el vino, y cuyas características viene dada por esa ubicación geográfica. Todas las D.O tienen un Consejo  Regulador, que son los encargados de defender, normalizar, aplicar los reglamentos y normas de calidad de D.O y también los interese económicos y sociales que genera.

Además de una estricta normativa de calidad, si una zona de producción quiere acceder a una D.O. deberá haber sido reconocida al menos cinco años antes como región de producción de Vinos de Calidad.

Denominación de Origen Calificada (D.O.Ca.)

De todas las D.O. que hay en España, sólo dos son Denominaciones de Origen Calificadas: Rioja y Priorat. Estas D.O.Ca. deben cumplir una normativa más estricta y un control más exhaustivo que las D:O y su nivel de protección es mayor. Además, para acceder a la D.O.Ca., una región de producción debe haber sido reconocida como D.O. al menos diez años antes.

Vinos de Pago (V.P.)

Un pago es un paraje o zona rural con unas características, o bien climatológicas y/o edáficas, diferentes a las del entorno en que se encuentran. Un Vino de Pago es el que se elabora en fincas que se encuentran en estas zonas, de extensión y producción limitadas en función de la Comunidad Autónoma en que se encuentren. Si un pago se encuentra en su totalidad dentro del área geográfica de una D.O. y además cumple su correspondiente normativa, lo podremos llamar Vino de Pago Calificado.

Todas las botellas deben indicar con una etiqueta su respectivo sello de Denominación de Origen, normalmente se encuentra esta etiqueta separada en la parte trasera de la botella.

Recordar que esta semana es el día del padre, y un buen regalo sería una botella de vino. Ahora ya sabemos cómo se clasifican, ¿Cuál creéis que le gustar más?.

 

Rimons twitter widget by Rimon Habib